Make your own free website on Tripod.com
WWW.CRISTOJESUS.ORG
Mensaje de Paz

Este es el Mensaje de Paz para tu Vida, Dios te Bendiga.

palabra.gif

HOME

CONTACTANOS | Oracion | Top 10 | RESCATE GOSPEL | Descargas | MI MUERTE POR TU VIDA | Premios Arpa 2003 | NOTICIAS | EVENTOS | Mensaje de Paz

sacrificio.gif

Vivir por la Verdad

bedicion.gif

Una de las escenas de la vida de Jesús que mas me intrigan es precisamente cuando después de haber ministrado por 3 años, después de haber hecho muchos milagros y tener muchos seguidores, después de haber hecho declaraciones sobre como se debía de vivir la vida y sobre su persona, está colgado en una cruz, solo, golpeado e inocentemente acusado. Sus seguidores ya no están. Sus amigos huyeron. Sus discípulos de lejos lo observan para no comprometerse demasiado. Gente que había visto sus milagros, que habían oído sus enseñanzas, que habían visto a un Jesús no lejano, sino como amigo, ahora están lejos, listos a regresar a las redes o a cualquier otra actividad que hubieran dejado antes de conocerle. Después de haber padecido todo el calvario, por ultimo, Jesús exclama algunas de las que fueran sus ultimas palabras en la cruz "Dios mío, Dios mío, ¿porque me has desamparado?". Me imagino que el sentimiento de soledad en ese momento a de haber sido casi insoportable. Sin embargo, Jesús nunca negó ninguna de las declaraciones que hizo ni mostró arrepentimiento por su ministerio. A pesar del sentimiento de soledad, Él sabia quien era su Padre y quien era Él. El sentimiento de soledad era simplemente eso: un sentimiento.

Cuando estudiaba en la escuela bíblica, mi esposa y yo conseguimos un trabajo en una pequeña compañía telefónica. Nuestro trabajo era conectar llamadas por cobrar tanto en ingles como español. Un 70 % de las llamadas que llegaban eran en español. El dueño de la compañía era un hombre blanco, Texano 100% que no hablaba ni pizca de castellano. Se corrían rumores de que a él no le gustaba que habláramos ni una sola palabra de este idioma entre nosotros a menos que no fuera con los clientes. Se nos empezó a presionar para que no habláramos ni a la hora de la comida ni en nuestros descansos. Un día nos llego un escrito que teníamos que firmar donde decía que nosotros estábamos de acuerdo en dejar de hablar español cuando estuviéramos en las instalaciones de la compañía y en caso contrario estábamos despedidos. Todos nuestros compañeros eran mexicanos bilingües. Todo mundo empezó a renegar por la injusticia que se estaba haciendo. La opción era, firmar aceptando dejar de hablar el idioma y así asegurar un cheque semanal o no firmar y ser corridos inmediatamente. Haciendo caso a nuestra conciencia, sabiendo que lo que la compañía estaba haciendo iba en contra de nuestra persona y nuestros derechos, mi esposa y yo decidimos no firmar dicho documento. No pasaron muchos minutos cuando regreso el mismo dueño de la compañía a decirnos que estábamos despedidos. Solo cuatro dentro de toda la compañía no firmamos. Al salir de ahí sabíamos que el pago de la escuela, el pago de la renta y de todos los demás pagos estaba por venir y estábamos dejando nuestra única fuente de ingresos de ese entonces. Solo recuerdo el raro sentimiento que me sobrevino. Era una extraña mezcla entre soledad y el placer de saber que hicimos lo correcto a pesar de las consecuencias. Era el sentimiento, creo yo, de pagar el precio. Un sentimiento que con el tiempo he experimentado mas de una vez en diferentes áreas tanto en mi vida personal así como en el ministerio. Una semana después Dios nos abrió las puertas en otro trabajo donde estuvimos hasta terminar la escuela.

Lamentablemente para nosotros, la verdad tiene un precio. Cualquiera que quiera vivir en ella y por ella sabrá que la oposición es mayor que los que corren hacia este rumbo.

Siendo Jesús mi máximo ejemplo, no puedo negar el hecho de que otros han pasado por el mismo proceso durante la historia. De los 12 que le seguían, 10 de ellos murieron por la misma causa a manos de sus acusadores. Después de ellos, muchos mas han dado su vida por la verdad. La historia esta pavimentada de la sangre de aquellos que han decidido pagar el precio por ella.

Todos en la vida tenemos un sentido de "la verdad". Todos en determinado momento sabemos que es verdad y que no dentro de una situación. O si lo ponemos en otros términos, sabemos lo que esta bien o esta mal hacer dentro de una determinada circunstancia. Muchas veces, el querer hacer valer la verdad nos deja solos, golpeados y casi en "la cruz". Lo único que nos mueve es saber, que la verdad trasciende mucho mas allá del dolor y de la misma muerte. Como ejemplo esta Jesús.

Por Edgar Lira...(www.alxtremo.com)


All Rigths Reserved ® www.CristoJesus.org 2003, Jutiapa, Guatemala C.A.